baño

Confesión N°18: Quiero ir al baño tranquila ¿Es mucho pedir?

Ir al baño: uno de los placeres más ricos de la vida. Siempre que puedas hacerlo sola.

Nunca he sido muy pudorosa, mi familia tampoco. Somos de pasearnos en ropa interior sin problemas y conozco a varias familias que también.

Considero que el tema del cuerpo tan oculto no es tan bueno, como tampoco lo es andar pilucho por la vida. ¿Pero díganme que no hay cosa más rica que llegar a la casa y sacarse algo?

Para algunos, son los zapatos; para otros, los pantalones; para varias, los sostenes y así…Yo feliz me pongo pijama cuando llego si sé que no debo salir.

Casi toda la vida he vivido en departamento, por lo que salir en calzones a la terraza, ha sido algo más que habitual, aunque a varios moleste. Vivo en un piso 12, dudo que el del edificio de enfrente, que está en la otra calle, me vea. Y si me ve, me da igual.

Sí, lo confieso, voy a botar la basura al shaft que está al lado de mi puerta con pijama, y a veces, en calzones, pero mirando el pasillo antes y de carrerita.

Es que de verdad no encuentro que sea tan terrible.

Lo que sí me parece terrible, y grave, es tener que ir acompañada al baño.

Sí, las mujeres vamos en grupo al baño y sí, he hecho pipí delante de gente y también con la puerta abierta, por gusto.

Ahora, eso no pasa, o sea sí, pero no porque yo quiera, sino porque alguien más quiere.

¿Saben de quién hablo verdad?

Sí, de ese mismo niño. El que me pasa papel para que me limpie el poto, y espera a que lo haga, aunque me haya sentado recién.

Ya me río, no queda de otra, pero cuánto disfruto ir al baño después que se duerme, o en la oficina. Sentarme tranquila, aunque sea a mirar el techo.

Hoy por hoy, es un panorama familiar, una especie de cita. Sino es el Pepi que se sienta en la alfombra a mirarme, es el negro que abre para preguntar algo. Quisiera yo tener la tranquilidad de ese para para sentarse en el trono, pero a veces es mejor tener compañía en momentos como éstos.

Trato de hacerlo entender que cuando la mamá está en el baño, quiere ir sola, pero no sé qué es peor: sí que esté adentro conmigo, o que esté tocando la puerta todo el rato, hasta que le abra.

Y más encima el fresco tiene la patudez de pedirme que le junte la puerta cuando él está sentado en el trono, porque “la caca se hace solo”. Esto demuestra claramente su astucia: usar las reglas para su propio beneficio. Para mí, solo queda limpiar potos ajenos.

Si quieres leer más confesiones, te invito a pinchar en este link.

Tags:
0 shares
Previous Post

Queque banana/zucchini

Next Post

Los niños y la comida

  1. Kimberly
    Mayo 24, 2018

    Jajajaja muy buen post! Mi bebé tiene casi 3 meses y ya estoy extrañando el sentarme tranquilamente 😅 tengo que hacer del 1 y del 2 en menos de dos minutos o llora porque está solo! Jajajaja que tiempos… las que aún no son mamás disfruten del arte de ir al baño, valórenlo 😅

  2. Mariela
    Mayo 24, 2018

    Excelente post 😁

  3. Cotono
    Mayo 24, 2018

    que divertida jajajaj
    pusha yo aun no vivo eso de que “quieran acompañarme” pero ahora cuando voy al baño debo dejar encargadas a mis niñas jjajajaa insolito y antes era todo tan distinto pero bueno, na’ que hacer !!!!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *