el libro que le compramos en bookdepository

Confesiones de mamás Nº1: Peppa

 

Lo confieso, me fascinan los chanchitos desde hace mucho tiempo. Tengo calzones, un piyama, 3 pares de pantuflas, peluches, reloj para el horno, pinzas para las comidas, espátulas, adornos, alcancías, billetera, cojines y un sinfín de cosas más, y no necesariamente rosados.
Y mi hijo se dio cuenta, aunque cree que son perros y los hizo parte de su rutina.

No soy de las mamás que dejan a los niños ver tele todo el día, es más, me carga. El pepi recién está viendo algo de tele. Y algo es re poco: un par de monitos locos en la mañana. Prefiero ponerle música y le fascina. Cantamos con la gallina pintadita, con mazapán, con las canciones de la granja, del zoo, nos encanta.

 

Considero que es muy pequeño todavía para sucumbir al mundo de la televisión. Porque es increíble cómo ese aparato los domina, que sorprende.
Mi pepi va a la salacuna y llega tarde, por lo que la mejor opción para matar ese tiempo es ir a la plaza, donde nos ponemos a jugar al aire libre, como debe ser, porque los dos estamos todo el día puertas adentro y salir a tomar aire fresco es necesario. Y si el día está feo, nos vamos directo al departamento y hacemos diferentes cosas, como jugar con legos, armar torres, correr, leer cuentos. Pero lo que más disfruta es pintar,le encanta y chupar los lápices. Me pide que le haga dibujos: bum bum (auto), tu tu (avión), guau guau (perro) y por supuesto, LA INFALTABLE PEPPA.
Así que ahí me tiene, pintando a la chancha Peppa en su cuaderno de George (que es Peppa para él) hartas veces en la tarde. Ya ni le quedan hojas  de tanto dibujo que le hago.

Pero Peppa, ¿Por qué Peppa? Tal vez se le metió por osmosis, porque es de los animalitos que me gustan, aunque es MUY rosada para mí, y prefiero a George y al señor dinosaurio.

Yo no me había dado el trabajo de verla, porque no tenía necesidad. Pero un día se la puse al rena y quedó pegado: peppa por aquí, peppa por allá. Cómo será que se levanta en las mañanas y lo primero que dice al abrir los ojos es esa palabra de dos sílabas, que le suena tan linda, porque pone su boca de una manera tal, que de dan ganas de agarrarlo a besos altiro.
Y ahí vi el poder de atracción que tiene esa chancha, así que se la doy en dosis justas jaja, y en inglés para que algo le entre.
Me sé los capítulos de memoria, la melodía de las canciones, las mañas de George, lo mandona que es Peppa, lo seca que es la Sra. Coneja que hace de todo, como manerjar un globo aerostático, tener una grúa, manejar el autobús escolar, etc., los nombres de los amigos y que cada uno de ellos parte con la inicial del animal, por ej. Sussy Sheep o Rebecca Rabbit, Pedro Pony, Danny Dog, Emily Elephant, entre tantos.
Y lo peor de todo, es que por más la ame y la odie intensamente, d eno querer verla en dibujos, en libros, en peluches, igual le compro artículos relacionada con ellas, como cubiertos. Y lo peor de todo: me veo acostada, con el pepi en su pieza durmiendo y al hacer zapping, aparece ella en el discovery kids, y no cambio de canal, hasta la disfruto y canto cuando ella lo hace, con esa melodía que es la misma de todas las canciones, pero con diferente letra.
Así de contagiosa es.

 Si quieres ir a la siguiente confesión, pincha acá
Tags:
0 shares

¿Con qué limpias tu mamadera?

Next Post

Hoy hablamos con: mamidatos

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *