Piel delicada y el uso de cremas

Es cierto, soy muy blanca, me velo con el flash de las cámaras e incluso me han ofrecido pagar 10 sesiones de solarium, para acabar con mi palidez. Es como si a la gente le molestara que fuera blanca, pero a mí no me complica en lo más mínimo. Me río de ello, y a quien me dice que porqué tan blanca, le contesto que es porqué pertenezco a la realeza.

Pero “ser de la realeza” tiene su lado oscuro también: mi piel es muy delicada y sufro constantemente. Desde pequeña tengo recuerdos de haber sido una “manzanita”, cachetes colorados como la Heidi y siempre con picadas de zancudo. En verano la cosa era similar: pasaba de un blanco traslúcido a un rojo fosforescente.

En esos tiempos no era tanta la tecnología en las cremas, pero sí debo reconocer que usé muchas cosas para poder tratar mi rosácea, la que nunca desapareció. Sí hubo años que la mantuve a raya, pero otro no, como también hay momentos que estalla y no hay maquillaje que aminore mi estado de “Rodolfo el reno”.

Pasó el tiempo y dejé de hacerle tratamientos y solo me preocupaba de no ponerme nada, salvo bloqueador, porque todo me daba alergia. Incluso un par de veces llegué a urgencia con la cara morada, porque no era roja, y ardía como recuerdo que me haya ardido antes.

Ahora que estoy más vieja y más asumida mi carita de Heidi, me convencí de que la única forma de que no empeore, es cuidarla, lo que implica establecer una rutina diaria de cuidado, con el uso adecuado de productos.

De esa manera, fui a conocer el Face Expert Center, de Eucerin, que es el segundo en el mundo el cual “ofrece una nueva experiencia en el cuidado de la piel con un enfoque en el rostro: diagnóstico especializado con equipos de tecnología avanzada y consultoría sobre los productos adecuados para cada necesidad” (comunicado de prensa).

Me atendieron muy bien, además de ser un lugar muy lindo y moderno. Ahí me hicieron un diagnóstico de mi cara; imaginen que fui sin maquillaje, con mi cara al natural: roja como tomate.

Para ver mi piel usaron un sistema de tecnología avanzada: el “skin diagnosis”, que conectado a un Ipad me iba mostrando la salud de mi cara. Lo interesante que este equipo analiza los niveles de hidratación, sensibilidad, estructura, elasticidad y pigmentación, principalmente. Y adivinen en cual salí más mal: sensibilidad.

Lo bueno de este diagnóstico que me hicieron es que es único y personal: tu propio “skin code”, lo que permite hacer un seguimiento del estado de tu piel una vez comenzado el tratamiento con los productos adecuados según el resultado. En mi caso, lo que urgía era poder controlar la sensibilidad de la piel,  o evitar que aumentara. Asimismo, hidratar la piel y aplicar una crema que me ayudara a controlar el rojo que me provoca la rosácea, que en esta época se activa más debido a los cambios de temperatura.

Si quieres conocer el estado de tu piel, puedes ir al Face Expert Center de lunes a vienes desde las 10.00 hasta las 20.00 horas y los sábados desde las 10.00 hasta las 14.00 SIN COSTO, solo debes escribir a Face.Expert@beiersdorf.com para agendar una visita.

Si necesitas más datos para ti, pincha acá.

Tags:
0 shares
Previous Post

Concurso: gana con mamá educadora y mamidatos

Next Post

Educación y “Daugthers of destiny”

  1. Sandra
    Agosto 22, 2017

    Yo soy morena y cuando chica muy buena pal sol, en tiempos que la palabra bloqueador no existía y siempre era “Bronceador”, cuando lo más top era andar negra en verano y demostrar que te hiciste carbon en la playa. Ahora, estoy un poco más consciente pero también llena de pecas y manchas. Gracias Dios sol y gracias herencia familiar.
    si bien no soy de las blanquitas, las morenas también tenemos que cuidarnos mucho y ahora que ya estoy en mis 40 me arrepiento de algunas tostadas e insoladas, pero por suerte encontré hidratantes y protectores, pero un bun Test Skin no me haría nada de mal.
    Besos Mamidatos.

  2. Paz Crovetto
    Agosto 23, 2017

    Yo envidio tu piel, me encanta, jaja

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *